Consejos de decoración para habitaciones infantiles

Los niños tienen sus propias necesidades y, no nos engañemos, su propio mundo. El dormitorio de los niños no es sólo un lugar donde dormir y cambiarse de ropa. Allí juegan, estudian, construyen su mundo y pasan la mayor parte del tiempo. Por éso tiene una especial importancia, ya que deja de ser su habitación para ser su casa. Cada niño es un mundo, y la decoración debe ir de acuerdo a sus gustos, sus sueños y sus ilusiones. Muchas veces nos empeñamos en pintar de azul, cuando su color preferido es el amarillo. Una gran idea para acertar es dejar que éllos participen en su decoración, lo que les hará sentirse responsables y acertaremos a la hora de hacerles su propio refugio.

* Si tienes altura suficiente, en la habitación de los niños puedes hacer un altillo, de manera que si colocas en la parte de arriba las camas, te quedará todo el dormitorio diáfano para colocar una zona de estudio y el resto para juegos. Si no hay tanta altura, podemos hacerte una tarima bajo la cual se escondan las camas. La parte de arriba puede ser la zona de estudio y el resto, cuando las camas están recogidas, queda diáfano.

* Procura no colocar la cama bajo la ventana, ya que por muy bueno que sea el cerramiento, siempre puede haber filtraciones de aire.

* La elección del color no tiene por qué basarse en cremas y amarillos. El cuarto de los niños es su reino de la fantasía, así es que aprovecha para llenarlo de colores divertidos y combinarlos como no podrías hacerlo en otro sitio. Pinta una pared rosa y el resto en amarillo, o combina el azul con los morados.

* Recuerda que siempre tiene que haber espacio para jugar. Si llenamos la habitación de muebles y accesorios... ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Los juguetes acabarán llenando el salón, y éste se convertirá en su cuarto de juegos !!!!!!!!!!

* Los murales o frisos pintados con motivos infantiles harán de la habitación de tus hijos un espacio único que seguro les encantará. También puedes pintarles un cielo en el techo o en uno de los frentes.

* Procura que si tus hijos son pequeños, el revestimiento sea lavable (pinturas acrílicas, papeles lavables, etc), ya que todos sabemos la inclinación especial de los niños por decorar paredes). También es una buena idea poner en su habitación un friso de pizarras, y de esa forma pueden pintar lo que quieran.

* Los suelos de moqueta, si bien son muy cálidos, dan mucho calor en verano y además, por mucho cuidado que se tenga siempre acumulan polvo. Opta por una alfombra grande que puedas poner y quitar o suelos laminados o de madera que son más cálidos que el gres. En la habitación de los niños esto tiene una especial importancia, ya que pasan muchas horas jugando en el suelo.

* Si has pintado en un color liso, puedes decrar las paredes con wallies y figura. Visita nuestra tienda si quieres ver modelos.

* Si algo les cuesta mucho es recoger, y si conseguimos que recojan, entonces no lo ordenan. Busca contenedores que puedas personalizar. En el frente dibuja o pega un coche, por ejemplo, para que sepa que ahí se guardan los coches, o un lápiz para recoger los lápices.

* Tarde o temprano, deciden decorar las paredes con sus propios dibujos, posters que les regalan en las revistas o fotos. Para evitar que agujereen las paredes, existe una pintura imán con la que puedes pintar una pared. Es de color gris, pero puedes pintar encima del color que quieras. Así, podrán poner lo que quieran en las paredes sin llenarla de agujeros. Pregúntanos por esta solución. Te lo podemos pintar o te podemos conseguir la pintura para que lo hagas tú.

* Procura que el escritorio esté cerca de la ventana o debajo de élla para que reciba luz natural mientras estudia.

Escribir comentario

Comentarios: 0